miércoles, 27 de mayo de 2020 (Hace 4 dias)

Recuerdo el primer fototrampeo que conseguí de Garduña (Martes foina) con bastante ilusión. Había logrado ya imágenes de todos los carnívoros de la Sierra de La Muela, gato montés, gineta, tejón… pero la Garduña se me resistía. Así es que me dediqué casi en exclusiva una temporada a tratar de localizarla. Me costó, pero cuando por fin lo conseguí se me escapó un “toooma!!” que me salió directo desde el estómago. Desde entonces procuro no perderles la pista.

Garduña con estrellasGarduña con estrellas

Son bastante más escasas que las ginetas, al menos en la sierra litoral, casi a nivel de gato montés y además son bastante esquivas, no dejándose grabar fácilmente. En cuanto se enciende una luz o se dispara un flash recelan y se largan. Suelen habitar roquedos bastante recónditos y de difícil acceso aunque se las suele culpar de destrozos en gallineros en zonas rurales.

Y ciertamente toda la tranquila y parsimonia que aparentan las ginetas en la garduña es justo al contrario. Son puro nervio. Hace ya tiempo que dejó de ser novedad llegar a la cámara y encontrarme los cables hechos trizas, en trocitos repartidos por el suelo.

Restos de batalla

El último todavía lo tengo por aquí esperando reconstrucción. El cuerpo de la Nikon tiene una esquina con restos de mordiscos. Han cortado la cinchas de nylon de las cámaras de trampeo varias veces. En una sesión de fotos reciente, volcaron el trípode con la nikon encima (que pesa un varios kilos) y también los cuatro trípodes de focos y sensor de movimiento, cortados varios cables e incluso cortado los cables de una batería Lipo (que debió darle un buen chispazo). Parecía que hubiera pasado Atila con sus caballos. Afortunadamente la vegetación amortiguó las caídas del equipo y no hubo mayores desgracias.

Garduña y estrellas. SiluetaGarduña y estrellas. Silueta

Pero en cambio cuando tienes oportunidad de verlas en vivo resultan simpáticas, casi cómicas. No corren sino que trotan, como si fueran de una fiesta nocturna a otra. Son animales sociables y es frecuente que se dejen ver en parejas o grupos familiares.
Al compartir nicho con las ginetas los enfrentamientos deben ser comunes (seguro que recordáis esta pelea), pero estos encontronazos suelen ser iniciados por las ginetas muchos más recelosas, en tanto que las garduñas parecen más dispuestas a compartir mesa.

garduña huellas 01

En nuestra zona, con poca densidad de micromamíferos y conejos, son mayormente vegetarianas e insectívoras. Consumen gran cantidad de palmitos, espinos y algarrobos. Aunque obviamente no dudan en dar caza a otros animales menores o heridos no tienen las habilidades de la gineta y se comportan generalmente como oportunistas.
Las uñas son siempre visibles, apenas retráctiles, por lo que suelen dejar marcas de uñas en las huellas en barro lo que facilita mucho diferenciar las de las huella de gineta a las que se parece bastante pero que rara vez marca las uñas.

martes, 28 de abril de 2020 (Hace más de 1 mes)

Será el confinamiento, no lo sé, pero lo cierto es que después de varios años con la Garduña es la primera vez que la grabo o fototrampeo a plena luz del día. A las 11 de la mañana.

Garduña diurnaGarduña diurna

El gato montés ya es menos raro. Aunque nunca lo había grabado si lo he fototrampeado en varias ocasiones durante el día, de hecho es unos de los mamíferos carnívoros que es más probable ver paseando a pleno sol siempre y cuando las condiciones sean buenas, zonas tranquilas ayudan bastante y esto es algo que últimamente parece abundar gracias a la pandemia.

viernes, 24 de abril de 2020 (Hace más de 1 mes)

Vamos con adivinanzas.
En el vídeo hay dos mamíferos, pero ¿has visto al segundo?

viernes, 17 de abril de 2020 (Hace más de 1 mes)
Mirando el marMirando el mar

La foto ya tiene cerca de tres años, pero (afortunadamente) aquello ha cambiado poco. Por allí debe andar todavía. Al fondo Cabo Tiñoso.

viernes, 3 de abril de 2020 (Hace más de 1 mes)

Una semana antes de esta grabación la estaba tratando de fichar porque era un ejemplar nuevo. A la siguente aparece así. Parece que las peleas con las garduñas no cesan, o el celo de estos días pasados, vaya usted a saber.

Pero no todo son ginetas. Las grabaciones de “la colicorta” se hicieron sobre las 21:00 de la noche. Hacia las 23:00 apareció otra gineta y a 1:00 de la mañana la garduña. Ya hacia las tres de la mañana volvió la garduña, pero ya llegó mojada porque había empezado a chispear. Sobre las 6 empezó a llover con cierta fuerza, lo que provocó que el sensor de movimiento y los cables se mojaran empezando a grabar casi de continuo. Por suerte no hubo daños graves y estos “falsos positivos” de movimiento provocaron que la cámara grabase la bajada de la riada por esta rambla casi en tiempo real, sin interrupciones. De modo que exactamente a las 8:57 de la mañana apareció la lengua de agua y 13 minutos más tarde … bueno, mejor dale al play para ver el casi-desastre electrónico.

domingo, 26 de enero de 2020 (Hace 126 dias)

Primera prueba de campo con la Nikon adaptada para grabar con luz infrarroja. Éxito absoluto.
Las ginetas colaboraron (aparecieron las dos) y se dejaron grabar durante dos horas interactuando entre ellas.
Los problemas técnicos que eran los de esperar: fuera del visor de cámara está negro absoluto (y más estos días nublados y sin luna), sin pierdes a la gineta en el visor hay que barrer alrededor tuya con la cámara para descubrir donde están y esto con un tele (grabación hecha con 80-200 f/2.8) es incómodo. El autofoco y el enfoque funciona perfectamente (aunque apenas lo uso) lo cual no deja de ser sorprendente dada la poca luz que emiten los focos (estos).
Ya incluso antes de ser noche cerrada, cuando a simple vista costaba percibir bien los detalles del entorno la cámara permitía ver mejor que a simple vista (algo que normalmente es justo al revés) (imagino que la eliminación del filtro infrarrojo ha aumentado también en algún grado la sensibilidad del sensor a luz ambiente).
El único problema innesperado con el que me he encontrado ha sido descubrir lo sorprendentemente molesto que resulta apartar la vista del visor (iluminado por los focos) al exterior (perfectamente obscuro), ya te quedas completamente ciego pero sólo de un ojo y que al no tener luz con que re-equilibrarse pues te deja por bastante tiempo tuerto. Acabé encendiendo el frontal un segundo para “curarme” … y descubrir que tenía a la gineta a mis pies! :D

Cuaderno de campo es un blog desarrollado y mantenido por Trebol-a y en el que escriben Trebol-a, Miguel, Merche y Mónica
Si quieres saber algo más sobre los autores acude a la página acerca-de, si quieres contactar con alguno de nosotros hazlo a través de contactar ó de Google+

Creative Commons: Todo el contenido de la web (imágenes, textos, vídeos, a excepción de aquellas obras de otros autores enlazados por Cuaderno de Campo) se acoge a los términos expresados en la licencia Creative Commons