sábado, 8 de febrero de 2020 (Hace 290 dias)

Tengo 10 cámaras de fototrampeo. Hace un par de semanas salí con dos cámaras a una cumbre de La Muela bastante prometedora, instalé una y cuando iba bajando decidí instalar la otra. Oh! cagont.. no la llevaba encima, la he perdido. Creía saber donde. Debí haberla dejado en el suelo mientras instala la primera, pero ya estaba anocheciendo así es que decidí dejarla, ya volvería otro día. La ubicación es muy tranquila no correría peligro.
Ayer fuí a rescatarla. Cuando subía a esta cumbre pasé por un rincón de espesura y al verlo me dije “Hostias, si aquí tenía yo otra! Que cabeza!! no recordaba tampoco esta!!“. La revisé, cogí las fotos y seguí subiendo. “Pues nada -me dije- si tengo dos instaladas más la que dejé el suelo! pues pongo tres. La zona lo merece!”. Llegué a la cámara de arriba cogí las fotos y busqué la cámara perdida. Nada, ni rastro. ¿se caería de la mochila bajando? así es que deshice el camino inicial rastreando el suelo. Pues tampoco. Pues si no está en la senda es posible que estuviera en aquellas cuevas más arriba que estuve rastreando. De nuevo era de noche… así la dejaría de nuevo para otra ocasión.
Hoy abro Google Earth donde tengo un mapa con las ubicaciones de todas las cámaras. Este mapa se sincroniza automáticamente con el mapa que llevo en el teléfono cada vez que conecto el teléfono para descargar las fotos. Reviso el mapa: 1 cámara, 2, 3, 4… 10 cámaras instaladas. No he perdido ninguna. Parece que simplemente he olvidado cuando las he instalado y donde. Cuando subí a instalar la cámara de la cumbre creí llevar dos, pero no debía ser así. O sí fue así, perdí una y no tengo 10 sino 11.
Yo qué se. Lo que parece claro es que con 10 cámara he alcanzado he llenado el buffer de memoria. Con la últimas instalación ya son 251 ubicaciones distintas y estamos en ese punto en que recojo fotos de las cámaras cuando por azar paso por delante de ellas y las re-descubro.
Hace ya tiempo me pasó con un trípode. Cuando hago sesiones de fotos en lugares remotos suelo transportar el material en varias sesiones (muchas veces no puedo todo el equipo). Así es que al recoger hago lo mismo. Escondo parte del equipo (trípodes normalmente) y vuelvo a otro día a terminar de recoger. El problema es que se me olvida que tengo que volver. Un día en casa descubrí que me faltaba un trípode de uno de los focos… y no tengo ni idea de donde está escondido. He visitado varias ubicaciones en que suelo esconder material sin éxito, pero con sorpresa por me he encontrado otras cosas que ni recordaba que tenia que buscar. Al final después de todo te quedas con una alegría.

martes, 3 de diciembre de 2019

Cuando digo que la mayoría de las cámaras (de gama económicas) son exactamente iguales se suele tomar como un exageración o una generalización. Una prueba de lo que digo: a la izquierda marca APEMAN a la derecha VICTURE.
Premio para quien encuentre la diferencia.

Apeman VS VictureApeman VS Victure

Por eso cuando comentando cámaras en foros y grupos se comenta que aquella es mejor que la otra, o expone mejor, o funciona mejor de día lo que en realidad se están comparando son fotos no cámaras. Una mejor ubicación, una mejor distancia al sujeto, … pero las cámaras (siempre hablando de gama económica, +/- 50€) son exactamente las mismas.
Cada seis meses se coge la cámara, se le cambia la parrilla de leds, se cambia la carcasa delantera y se cambia el menú de configuración (normalmente ni esto) se le cambia el nombre y listo. Tienen el mismo sensor, ergo la misma resolución, la velocidad de respuesta, la misma electrónica, el mismo consumo.
Cuando tengáis que comprar una cámara de esta gama guiaos principalmente por el precio, como digo la diferencia entre cámaras de 30€ y de 65€ suele ser cero.

Sí, es cierto, luego están las cámaras de 300€, son bastante buenas, mucho mejores claro, pero por el precio de una de estas yo me he comprado ya 10. Sí, ya tengo 10 cámaras fototrampeando la Sierra de la Muela, no se me van a escapar ni las moscas!!

miércoles, 30 de enero de 2019 (Hace 299 dias)

No recuerdo de donde saqué la idea, creo que de un grupo de Whatsapp, pero vamos tampoco es ninguna idea especialmente rompedora. Básicamente la adaptación consiste en meter una cámara de fototrampeo dentro de una caja de maderas reutilizadas que tenía por casa, sin pinturas, sin barnices, unicamente púas y cola de carpintero, y con un espacio reservado para acoplar fácilmente la cámara y los leds fuera del cuerpo (como ya indiqué por aquí) y el paquete de pilas externas.

Las pilas externas (como ya expliqué por aquí) me permiten meter más cantidad de pilas con lo que puedo usar pilas recicladas (a 1.3 v. procedentes de los flashes u otros dispositivos de casa) y los leds fuera de la cámara mejora bastante la calidad del vídeo. El foco de la cámara de fototrampeo está corregido (como expliqué aqui) para enfocar a pocos centímetros, y como se puede apreciar en el vídeo puse un tope en la base para poder acoplar la cámara inclinada (la cámara debe mirar para abajo ya los animales se colocan a 1 ctm de la cámara) y siempre en la misma posición.

El resultado, al cabo de un par de meses, es bastante bueno. La calidad y el foco son buenos y el funcionamiento de la cámara también. No tiene restricción horaria, 24 horas al día, y no produce ni un solo falso positivo. Sólo graba cuando algo entra o pasa por la puerta, da igual el viento, sombras, ruido externo, etc… Los animales entran desde el primer día, no parece que hayan recelado.
Le puse una correa para sujetar la tapa superior y así la instalación es muy cómoda. Se enciende la cámara, se cierra la caja y se coloca donde queramos. No hay que preocuparse de amarrar bien, de camuflaje, etc… Este último, el camuflaje, es casi más seguro ya que visto desde fuera pues es prácticamente una caja de madera vieja tirada entre la vegetación. Si alguien la viera, es poco probable que se agache a curiosear. Pero como además no hay encuadrar ni amarrar ni nada, basta con meterla entre las matas pues resulta muy cómoda de instalar e rincones casi inaccesibles y echarle un montón de hojas por encima para disimularla.
Le puse un trozo de mantel bajo la tapa para protegerla de la lluvia y ha funcionado bastante bien. Eso sí, la madera al no llevar tratamiento ninguno se ha empapado y pesa bastante esto probablemente acorte la vida de la caja de madera. El transporte es bastante más incómodo que obviamente una cámara de fototrampeo.

sábado, 31 de marzo de 2018 (Hace 239 dias)

Desde hace bastante tiempo la eterna pregunta en RRSS (con mayor o menor tecnicismo) es básicamente “¿Como haces las grabaciones nocturnas para que se vean con colores?“. Lo he explicado varias decenas de veces y supongo que surgirá otro buen puñado de decenas de veces próximamente. Así es que con la esperanza de no repetirme mucho en adelante aquí os dejo a modo de cuestionario sencillo las preguntas/respuestas más habituales.

¿Que equipo usas para hacer esas grabaciones nocturnas con colores reales?
Dos focos de led de luz blanca (como este) con sus correspondientes trípodes, una cámara réflex Nikon o cámara deportiva (sj4000 o similar) adaptada y controlada por cable por un sensor de movimiento por infrarrojos. Trípodes para la cámara y multitud de pilas y cables.

¿Y como funciona tu sistema?
Sigue leyendo…

domingo, 19 de noviembre de 2017 (Hace 6 dias)

Hace dos días fui como hago regularmente (cada 1 o 2 días) a “dar una vuelta” a una de mis cámaras de mis Nikon que tengo en el monte fototrampeando. Es una cámara Nikon, con un trípode más otros dos trípodes para sus correspondientes focos de leds mas todo el resto de parafernalia que uso para realizar los vídeos que podéis ver de vez en cuando por aquí: pilas y baterías, sensores, cables, soportes, etc…
Cuando ya llevaba un rato allí me llamó la atención un papelito junto a la cámara que no me sonaba haber dejado anteriormente. Lo abrí y descubrí la nota podéis leer (protegida la privacidad del autor) a continuación:

SaludoSaludo

La primera sensación es de acojone y maldición. La segunda de alivio y esperanza en la humanidad. Luego viene la frustración al descubrir que un sitio que te gustaba y creías “virginal” no es tal y toca recoger los bultos e irse “con la música a otra parte“, ya sería tentar mucho la suerte.

Es la primera vez (o al menos la primera constancia que tengo) en que alguien que ha descubierto una de mis cámara. Anteriormente sólo en una ocasión creo que cabe la posibilidad que alguien viera la cámara y la respetase, por probabilidades más que nada, no tengo pruebas: la cámara estaba atada al pie de un almendro y podaron el almendro sin tocar la cámara. Parece difícil sí, pero cabe la posibilidad de que mirando las ramas de arriba no mirase el tronco de abajo (sobretodo porque era un almendro entre varios cientos que se podaron ese día) y un podador se entretiene unos 30 segundos por árbol.
La realidad es mucho más cruda, hasta ahora y sin contar este último he tenido cinco robos con tres recuperaciones que os cuento por si a alguien sirve de algo.

Sigue leyendo…

martes, 15 de agosto de 2017 (Hace 102 dias)

Será deformación de fotógrafo, no lo niego, pero desde que compré la primera cámara de fototrampeo y vi las primeras fotos que estaba con el “run-run” de probar a cambiarle la luz infrarroja y sacarla fuera del cuerpo de la cámara.
Hace unos meses me junté con un par de cámaras por casa y decidí probar a “hackear” dos de mis Acorn LTL 5210.

El hackeo dura apenas una hora, es muy sencillo y está al alcance de cualquiera con mínimas destrezas/conocimientos electrónicas. Unicamente es necesario un soldador de estaño, estaño, cinta aislante y un cable de 3 ó más “patas” (cable USB de un viejo ratón es ideal). Básicamente en lo que consiste es en desmontar la parrilla de leds de la cámara y volverlos a conectar a ella interponiendo un cable de 0.3/1.5 metros (a gusto del consumidor). Con ya esto podríamos alejar la fuente de luz del objetivo de la cámara y obtendríamos algunas muy buenas ventajas y algunos inconvenientes, tu decides si te compensa:

Sigue leyendo…

Cuaderno de campo es un blog desarrollado y mantenido por Trebol-a y en el que escriben Trebol-a, Miguel, Merche y Mónica
Si quieres saber algo más sobre los autores acude a la página acerca-de, si quieres contactar con alguno de nosotros hazlo a través de contactar ó de Google+

Creative Commons: Todo el contenido de la web (imágenes, textos, vídeos, a excepción de aquellas obras de otros autores enlazados por Cuaderno de Campo) se acoge a los términos expresados en la licencia Creative Commons