sábado, 28 de julio de 2012

Ayer vimos enterita la inauguración de los juegos Olímpicos (que mal con llamarlo Olimpiada) y hacía tiempo que no me resultaban tan chirricantes, cutres y burdos los comentaristas del evento.

No,no hablo ya de tratar de mantener un poco la objetividad y una torpe imparcialidad al recibir a la representación de España y a la del resto del mundo. No, en general parece que el personal ve normal e incluso deseable que los narradores comenten la ropa de Sudáfrica con un mal disimulado desinterés y a continuación se desgañiten y pierdan cualquier sentido del ridículo para poco menos que pedir on-live un hijo a Gasol. No, ese estilo parece que no cotiza desde hace muchos años (si es que alguna vez lo hizo).
Lo que de verdad me chirrió por una sorprendentemente ausencia de clase por parte de María Escario and company (no recuerdo a los otros dos que la acompaban, suerte que tienen) fué que se pasaran absolutamente todo el desfile de equipos olímpicos contando las medallas que tenían, las que no tenía, las que podían tener.

Sra. Escario and co., los juegos Olímpicos son probablemente el evento espiritual no-religioso más importante de la cultura moderna y la inaguruación de los juegos es la apoteosis de esta glorificación de las humanidades, de la hermandad entre los pueblos, la igualdad entre etnias, razas y sexos, de los deseos de paz y justicia en los paises, la exaltación del esfuerzo, del conocimiento y la superación personal, un elogio al trabajo en equipo a la condordia y la fraternidad ¿y ante semejante orgía de buenas intenciones ustedes se lo pasan contando las medallas de este equipo, señalando con el dedo aquel otro porque no todavía no tiene medallas, comentando en que modalidad consiguen mas ó menos medallas, comparando las medallas que les llevamos de ventaja?
Sra. Escario and co., no estuvieron ni remotamente a la altura de los acontecimientos que les pasaban por delante, cada vez que el espiritu olímpico nos invadia y amenazaba con elevarnos varios centímetros por encima del sofá, llegaban ustedes con sus comentarios y nos bajaban de nuevo a la realidad mariana de una hostia en nuestra fraternidad más sensible.

Si el desfile de equipos olímpicos hubiese sido un programa de alta gastronomía ustedes se lo habrían pasado preguntando ¿y esto cuanto vale?

jueves, 26 de julio de 2012

Como aquel que dice, algunos literalmente nos hemos criado jugando debajo de ese Tetraclinis (articulata), en el vivero municipal de Cartagena, cuando este pertenecía al ICONA y cuando “Francis” (prácticamente el único empleado del vivero, si descontamos a el forestal, un tipo barrigón, de color verde, bigote falangista y gafas negras de pasta del que huíamos como de la peste) producía semilleros casi exclusivamente de pinos y cipreses que se llevaban los militares.

Tetraclinis (izquierda) en el vivero de CartagenaTetraclinis (izquierda) en el vivero de Cartagena

En los años 80 el movimiento ecologista a través de prensa, campañas de repoblación, manifiestos, etc… popularizó “el Tetraclinis“, el ciprés de Cartagena, el Araar, la sabina Mora (Tetraclinis articulata). El tema cuajó entre el público y los políticos de forma excelente, ayudado sin duda por un más que evidente orgullo territorial/nacionalista/independentista ya que el Tetraclinis únicamente crece en España de forma espontánea en la sierra de Cartagena (creo que había también un reduzto por Málaga, pero no encuentro más info). En los años siguientes fué paulatinamente siendo incorporando al exclusivo club de pinos, eucaliptus, cipreses, chopos y demás especies madereras con las que el insufrible ICONA nos obsequiaba por entonces en sus insufribles aterrazamientos.
El ayuntamiento de Cartagena comenzó a incluirlo masivamente como elemento decorativo en los jardines, los colegios querían tetraclinis para sus repoblaciones, se organizaban repoblaciones populares en los que el tetraclinis era la estrella principal, particulares, asociaciones de vecinos, asociaciones de excursionistas, amas de casa, todo el mundo quería Tetraclinis. A finales de los 80 la mitad del vivero estaba ocupado por esta especie.
Afortunadamente es una cupresacea que produce muchísima semilla desde bien pronto, es fácil de manipular, germina muy bien, es muy resistente a la sequía y crece muy rápido si dispone de agua (jardín), prácticamente en un año después de la siembra puede estar lista para salir del vivero al monte. Pero lo más detacable: es que el 99% de los tetraclinis que salían del vivero de Cartagena procedian de semillas de este árbol monumental que veis en la fotografía. Casi podríamos decir que el 90% de los tetraclini de repoblación que hay por la sierra litoral son hijos directos de este ejemplar: 15 metros de altura calculados con la foto y no menos de 50-60 años (hoy con dos enormes ramas quebradas por las obras que trabajan a su lado). Esto lo que lo convierten casi con seguridad en uno de los Tetraclinis más grandes de España y (con permiso de Malteses y norte-africanos) entre los más grandes del mundo.

Árboles monumentales en PDF

Por supuesto está incluido en el catálogo de árboles monumentales de Cartagena que la gerencia de Urbanismo a reunido en un catálogo de su web. En el se enumeran y fotografían 75 especies de arboles y arbustos (de porte arbóreo) entre los que se incluye también la Jacaranda (Jaracanda mimosifolia) que aparece en espectacular floración en la foto de arriba y el Pino carrasco (Pinus halepensis) que también asoma tímidamente por detrás.
Las encinas de la rambla del cañar, el palmito de la cueva de Neptuno, los cipreses de la rambla de la Muela, … así hasta 75 ejemplares que bien merecen la pena conocer.

Podeis consultar el catálogo online desde estas páginas o descargarlo en este PDF (45 Mg) en el que lo he condensado/resumido.

Via: gracias a Flora de Murcia/Facebook.

Actualización 09/04/2014Finalmente el Ayuntamiento de Cartagena ha editado y publicado el libro de los Arboles monumentales de Cartagena que podeis descargar en PDF desde aquí.

miércoles, 25 de julio de 2012