viernes, 18 de noviembre de 2016

Llevo un par de meses siguiendo de forma intensiva a un pareja de gatos monteses (Felis silvestris) por la Srra. de La Muela que poco a poco van dejando que me acerque a fotografiarlos/filmarlos, en breve espero preparar un vídeo decente de estos hermosos bichos.
Los conozco desde hace tiempo el problema es que las rutas que tienen son tan extensas que pasan por la misma ubicación cada (nada más y nada menos) 20/25 días, como os podéis imaginar esto hace lentísimo cualquier tipo de acercamiento, casi un mes hasta la siguiente visita. Así que opté por seguirles el rastro para “dibujar” la senda que siguen. A estas alturas salvo un par de puntos en los que “desaparecen” y no se donde se meten durante 4-5 días, podría dibujar con bastante precisión su área de campeo mensual.

Montes en una rambla de baladresMontes en una rambla de baladres

Se trata de una pareja, macho y hembra, que parece bien avenida pero no tanto como para dejarse ver junta. Ambos siguen la misma ruta con una periodicidad parecida: primero la hembra y dos/tres días después el macho. Sigue leyendo…

domingo, 10 de julio de 2016 (Hace 81 dias)

Con mucha diferencia la Gineta (Genetta genetta) es de los mamíferos de la península que más atractivos resultan al público en general. Son de movimientos elegantes y con ese pelaje de leopardo su aspecto es muy llamativo e inconfundible, no hay posibilidad de confusión en la identificación de una Gineta. Además hacen gala de un comportamiento sorprendentemente tranquilo cuando tenemos la suerte de cruzarnos con alguna en el monte, y como el que no quiere la cosa, cuando se les molesta o interrumpe se alejan tranquilamente, sin prisas, sin mostrar ningún aparente signo de pánico, casi se podría decir que parece preocuparles poco nuestra presencia.
Aunque normalmente se las cataloga como animales de bosque pueden habitar zonas de monte bajo y arbustos con poca o nula presencia arbórea, reemplazando su necesidad de viejos troncos por cuevas, roquedos y vegetación arbustiva. Un buen ejemplo es la sierra Litoral de Cartagena donde la Gineta es relativamente común.

En el vídeo recopilo cinco minutos de grabaciones a una pareja de Ginetas instaladas en un pequeño pinar devorado por el barrenillo, y rodeado de monte bajo y cultivos de almendro y algarrobos. Como me consta que hay mucha pillería (o directamente juego sucio) he incluido al final del vídeo a modo de anotación: todas las imágenes fueron grabadas en el Espacio Natural Protegido de Sierra de La Muela/Cabo Tiñoso con animales salvajes viviendo en libertad, no se han utilizado animales domésticos, amansados o viviendo en espacios vallados o de “semilibertad“. Varios meses después de grabar estas imágenes los protagonistas siguen viviendo donde vivían y haciendo las cosas que hacían.

Rastros

El problema de rastrear a la Ginetas es que suelen dejar poco que rastrear. Las huellas suelen ser escasas y si no están muy bien marcadas pueden confundirse fácilmente con las de un gato ó una garduña. Sigue leyendo…

martes, 10 de mayo de 2016 (Hace 142 dias)

La primera vez que vi un Lirón Careto me hizo mucha ilusión seguido de una frustración inmensa. Apenas lo percibí por unas décimas de segundo, lo suficiente para identificarlo y versentír como se metía debajo de la rueda del coche que conducía.
Para mi suerte fue la primera pero no la única ocasión que he tenido de verlos. Los lirones resultan simpáticos, para casi todo el mundo, incluso para quienes las ratas y ratones les producen un profundo rechazo un lirón careto se les antoja divertido.

Lirón saliendo al anochecerLirón saliendo al anochecer

Mucha gente se sorprende que en un paisaje tan árido y extremadamente seco como la sierra litoral de Cartagena haya Lirones, a los cuales asociamos con paisajes muchos más boscosos de encinares y monte mediterráneo, pero ciertamente y aunque la imagen que puedan dar esté más cerca de la que ofrece un jerbo del desierto, haberlos haylos y aunque no me atrevería a decir que son comunes, pero desde luego no es rara su presencia. Sólo es necesario conocer un poco sus costumbres, algunos rastros y buscar en el lugar adecuado.

Sigue leyendo…

martes, 3 de mayo de 2016 (Hace 149 dias)

Llevaba tiempo maquinando grabar la costa de Boletes desde arriba, desde más arriba, desde más arriba de El Cabezo de las Estancias (el más alto de la izquierda en esta foto) el problema es que las condiciones para volar un drone y tomar alguna secuencia digna allí arriba son bastante complicadas.
Como se aprecia al principio del vídeo cuando uno se “asoma” a este balcón al mar el viento suele ser perenne y tirando a fuerte-muy fuerte. Sí, se puede volar un drone con ese viento y mucho más, pero una cosa es volarlo y otra sacar secuencias de vídeos que no queden inutilizadas por la estabilización posterior, para esto el viento es el peor enemigo. Para colmo la zona además suele cubrirse de repente de nubes bajas con mucha facilidad y rapidez en la que a poco que te descuides tienes que salir de allí a cuatro patas palpando el suelo.

Pero no, la cosa fue sorprendentemente bien, buenas condiciones de viento suave que duraron lo justo para poder grabar algunas secuencias, disfrutar del paisaje, postear alguna imagen y volar un rato el aparato. En seguida, como venía contando, entraron nubes bajas del mar que cubrieron la cima. Ya volviendo de recogida aprovechamos para volar con las últimas baterías y hacer algún vídeo “entre nubes“.

Los planos que buscaba son los fragmentos primeros grabados todavía con sol pero incluyo en el vídeo también los últimos que grabamos de nubes sobre el paraje de Las Hoyas que conforma la cabecera de El Barranco de La Muela y El Barranco de El Morteral, el único en que gracias a este viento y estas nubes, es posible encontrar una fuente de agua incluso en lo más duro del verano (aunque incluso en años buenos también el Barranco de la Pistolera forma alguna fuente).

jueves, 10 de marzo de 2016 (Hace 203 dias)

La rata de campo o rata negra (Rattus rattus frugivorus) no es negra, al menos por estas latitudes no es ni siquiera oscura, es más bien clara, de color ceniza y con un capirote ocre-anaranjado (apreciable sólo con buena luz). Al contrario de la mucho más conocida y aborrecida Rata de alcantarilla o rata gris (Rattus novergicus) la rata negra habita hoy en día zonas silvestres completamente desvinculadas de la presencia humana. En la Sierra de La Muela de Cartagena tienen especial predilección por los grandes palmitales remotos de los que alimentan buena parte del año y zonas de muy densa vegetación por donde se desplazan trepando.
Son relativamente fáciles de descubrir entre los arbustos moviéndose en parejas, porque aunque habiten zonas remotas y aisladas se confían con rapidez y no se lo piensan mucho ante un plato de comida gratis.

Son fáciles de distinguir de las ratas grises. Son más pequeñas, a medio camino entre un ratón de campo y un rata, más vivarachas, ágiles y preferiblemente trepadoras. Las orejas son más grandes y perfectamente visibles al igual que la cola que es más larga que el conjunto cabeza/cuerpo (en la rata gris es más corta).

Hace no demasiados años eran la especie de rata predominante en España y Europa, pero hacia finales del siglo XVIII la llegada desde China de la rata gris, mucho más agresiva y dependiente de las poblaciones humanas, fue expulsando y relegando a las ratas de campo hacia zonas agrícolas y silvestres donde actualmente se encuentra.
Este episodio de la “expulsión hacia el campo” de las ratas negras por las ratas grises lo narra de fábula Selma Lagerloff en su libro El maravillo viaje del pequeño Nils Holgersson en el capítulo titulado “La vieja casa de Glimminge

domingo, 7 de diciembre de 2014

Menudo refugio me he encontrado de casualidad. Estoy en la Muela haciendo fotos nocturnas y estaba ya pensado donde iba a dormir que no me congele con el vendaval que está pegando y me he encontrado con esta madriguera que parece hecha a mi medida.

     
  Refugio-cueva  
  Refugio-cueva  

Fuera he conseguido fotografiar un par de ojos que me observan desde las rocas. Se ha estado un buen rato observandome, tanto que me ha dado tiempo a ir al refugio buscar el 200 mm volver, colocarlo en el trípode y hacer una foto, sólo una, cuando ya se iba… aunque de mala calidad (una exposición de 10 segundos a la luz de la luna y unas rachas viento fortísimo ) creo que intuye claramente el lomo pardo y el vientre blanco de una Garduña, a la izquierda la cola y los ojos iluminados con la luz del teléfono.

Imagen mejoras automáticas de GoogleImagen mejoras automáticas de Google

Cuaderno de campo es un blog desarrollado y mantenido por Trebol-a y en el que escriben Trebol-a, Miguel, Merche y Mónica
Si quieres saber algo más sobre los autores acude a la página acerca-de, si quieres contactar con alguno de nosotros hazlo a través de contactar ó de Google+

Creative Commons: Todo el contenido de la web (imágenes, textos, vídeos, a excepción de aquellas obras de otros autores enlazados por Cuaderno de Campo) se acoge a los términos expresados en la licencia Creative Commons