viernes, 24 de abril de 2020 (Hace más de 1 mes)

Vamos con adivinanzas.
En el vídeo hay dos mamíferos, pero ¿has visto al segundo?

viernes, 17 de abril de 2020 (Hace más de 2 meses)
Mirando el marMirando el mar

La foto ya tiene cerca de tres años, pero (afortunadamente) aquello ha cambiado poco. Por allí debe andar todavía. Al fondo Cabo Tiñoso.

viernes, 3 de abril de 2020 (Hace 78 dias)

Una semana antes de esta grabación la estaba tratando de fichar porque era un ejemplar nuevo. A la siguente aparece así. Parece que las peleas con las garduñas no cesan, o el celo de estos días pasados, vaya usted a saber.

Pero no todo son ginetas. Las grabaciones de “la colicorta” se hicieron sobre las 21:00 de la noche. Hacia las 23:00 apareció otra gineta y a 1:00 de la mañana la garduña. Ya hacia las tres de la mañana volvió la garduña, pero ya llegó mojada porque había empezado a chispear. Sobre las 6 empezó a llover con cierta fuerza, lo que provocó que el sensor de movimiento y los cables se mojaran empezando a grabar casi de continuo. Por suerte no hubo daños graves y estos “falsos positivos” de movimiento provocaron que la cámara grabase la bajada de la riada por esta rambla casi en tiempo real, sin interrupciones. De modo que exactamente a las 8:57 de la mañana apareció la lengua de agua y 13 minutos más tarde … bueno, mejor dale al play para ver el casi-desastre electrónico.

lunes, 10 de febrero de 2020 (Hace 131 dias)

La imagen del vídeo apenas vale para identificar al gato, pero en cuanto sale del plano el audio despeja cualquier duda.
Estos días andan en celo por el monte. Todas las cámaras instaladas en zonas “gateras” están grabando gatos. Tuve la oportunidad de oirlos hace una semana, y según me cuentan una pareja se ha dejado ver a plena luz del día por los alrededores de Peñas Blancas. Subid el volumen, pero no mucho! :D

domingo, 26 de enero de 2020 (Hace 146 dias)

Primera prueba de campo con la Nikon adaptada para grabar con luz infrarroja. Éxito absoluto.
Las ginetas colaboraron (aparecieron las dos) y se dejaron grabar durante dos horas interactuando entre ellas.
Los problemas técnicos que eran los de esperar: fuera del visor de cámara está negro absoluto (y más estos días nublados y sin luna), sin pierdes a la gineta en el visor hay que barrer alrededor tuya con la cámara para descubrir donde están y esto con un tele (grabación hecha con 80-200 f/2.8) es incómodo. El autofoco y el enfoque funciona perfectamente (aunque apenas lo uso) lo cual no deja de ser sorprendente dada la poca luz que emiten los focos (estos).
Ya incluso antes de ser noche cerrada, cuando a simple vista costaba percibir bien los detalles del entorno la cámara permitía ver mejor que a simple vista (algo que normalmente es justo al revés) (imagino que la eliminación del filtro infrarrojo ha aumentado también en algún grado la sensibilidad del sensor a luz ambiente).
El único problema innesperado con el que me he encontrado ha sido descubrir lo sorprendentemente molesto que resulta apartar la vista del visor (iluminado por los focos) al exterior (perfectamente obscuro), ya te quedas completamente ciego pero sólo de un ojo y que al no tener luz con que re-equilibrarse pues te deja por bastante tiempo tuerto. Acabé encendiendo el frontal un segundo para “curarme” … y descubrir que tenía a la gineta a mis pies! :D

domingo, 5 de mayo de 2019 (Hace más de 1 mes)

Ayer estuve visitando a las viejas conocidas que os contaba en el otro post. Todo un éxito, aparecieron, aparecieron las dos, temprano y se dejaron fotografiar sin inmutarse. Ya hace años que no «sufrían» mis visitas con focos y cámaras a corta distancia, pero parecían recordarlos perfectamente. Ni se quejaron.

SonrisasSonrisas

A esta pareja de «sonrisas» y «trespuntos» los tengo grabados en vídeo bastante abundantemente, especialmente al macho («sonrisas») pero sorprendentemente apenas alguna foto. Así es que puse la cámara para tratar de retratarlo decentemente en estos ambientes de pinos derribados por la sequía de 2015 que tanto me gustan. Y resultó ser bastante más complicado de lo que me espera por culpa de la hembra.
Pueden llevar emparejados (como en este caso) varios años, pero resulta muy difícil fotografiarlos juntos, porque aunque compartan el territorio, vivan juntos, se desplacen juntos y se apareen (supongo) juntos, apenas se juntan más de 1 metro la hembra le bufa, le enseña los dientes y sale detrás haciéndolo huir. Lo de juntos pero no revueltos les viene de perlas.
Así era hace unos años cuando los grabé por primera vez (ver primer minuto del vídeo) y así sigue siendo.
¿Heteropatriarcado? – dirá él – eso es una leyenda urbana!

Cuaderno de campo es un blog desarrollado y mantenido por Trebol-a y en el que escriben Trebol-a, Miguel, Merche y Mónica
Si quieres saber algo más sobre los autores acude a la página acerca-de, si quieres contactar con alguno de nosotros hazlo a través de contactar ó de Google+

Creative Commons: Todo el contenido de la web (imágenes, textos, vídeos, a excepción de aquellas obras de otros autores enlazados por Cuaderno de Campo) se acoge a los términos expresados en la licencia Creative Commons